El estilo victoriano

El estilo victoriano

El estilo típico de la era victoriana se caracteriza por el eclecticismo, que combina lo más sobresaliente de los estilos anteriores. Los muebles del comedor toman el protagonismo, ya que esta habitación es la principal de la casa porque nuclea a la familia.

Denominado de este modo en honor a la reina Victoria I, quien impuso un estilo de vida donde primaba una férrea moral.
Para la clase media, esta época es sinónimo de prosperidad, el éxito obtenido se reflejaba en la casa. Siendo una sociedad puritana, la familia ocupaba el lugar privilegiado, al mismo tiempo, el hogar era el centro de reunión social y familiar.

El eclecticismo:

La decoración victoriana es producto de la mezcla de lo mejor de otros estilos decorativos.

Los salones estaban ricamente ambientados, con alfombras, paredes y cortinas sumamente coloridos. Hay un despliegue de detalles decorativos, como figuras, adornos, lámparas, etc. conformando ambientes íntimos y acogedores en su eclecticismo.

Materiales:

La madera más empleada es la caoba, posteriormente se adoptaría el nogal y el satín. El roble era usado para tallas en réplica de piezas isabelinas y góticas, que se teñían y ennegrecían para darles apariencia de antigüedad. Lo que caracteriza al mueble victoriano es el ornamento y no la forma.

Se pone de moda el cartón piedra en esta época, el cual era laqueado de negro y decorado con nácar.

El comedor es el centro de reunión familiar, que también sirve para rezar. El aparador preside la sala y se coronaba con un enorme espejo tallado.

Los muebles representativos:

Los juegos de comedor estaban compuestos por mesas rectangulares con ángulos cuadrados y construcción sólida, las patas estaban torneadas.
Las sillas eran de estilo isabelino o gótico, tenía las patas rectas y el respaldo combado.

El estilo victoriano

Los escritorios eran pequeños, con cajones al costado.
Las cómodas eran altas y tenían un espejo en el remate.

Había una gran variedad de mesas y mesitas, cuadradas, ovaladas, de juego, etc.

Los aparadores en rinconera, eran altos, acristalados y con estantes para exhibir objetos.

Los muebles de vestíbulo adquirieron gran importancia. Eran el sitio ideal para guardar sombreros, bastones y demás complementos.

El reloj de pared era generalmente de roble o caoba.
Fueron muy utilizados los muebles tapizados, como la tradicional chaise longue, que brindaba espacio para varias personas. Otros sofás destacables fueron el confidente y el tête-a-tête.

Existían algunos muebles fabricados en hierro forjado

El estilo Isabelino es el que se impuso durante el reinado de Isabel II de España. Este estilo tiende a recuperar los rasgos distintivos del estilo Imperio. Se vuelven a emplear materiales tradicionales como la caoba, pero el más destacado es el palo santo por ser una madera dura y con una veta interesante.
Calificación:
Recomendamos Leer

La decoaración étnica es aquella que incluye elementos decorativos...

El estilo Isabelino es el que se impuso durante el...
El baño antiguamente era la habitación más relegada de...
Entra a nuestra Web y enterarte de las últimas...
0 Comentarios
  • No hay comentarios hasta el momento. Se el primero en comentar!

Dejar comentario
Suscribirse