Conflictos de pareja

Conflictos de pareja

Los conflictos de pareja son una realidad cotidiana dentro de las relaciones humanas modernas. En una sociedad que moldea las parejas a sus necesidades, los conflictos de pareja surgen con facilidad, y los miembros de la pareja no cuentan con herramientas para superarlos.

Los conflictos de pareja son una constante de la vida moderna, y las cifras de divorcios superan a las de matrimonios.

Los conflictos de pareja son una fuente de sufrimiento para los miembros de la pareja, y son responsables de muchas enfermedades mentales, como la depresión, bipolaridad, alcoholismo, violencia doméstica.

Pero también son origen de innumerables afecciones físicas, corazón, cáncer, dolores crónicos, enfermedades inmunológicas. También se ha observado una incidencia en la probabilidad de accidentes de tránsito.

Como si esto fuera poco, los conflictos de pareja tienen una alta incidencia en los problemas psicológicos de los hijos, como conductas problemáticas, depresión, disfunciones sexuales en el futuro.

La sociedad y los conflictos de pareja:

Conflictos de pareja

Los medios de comunicación tienen mucha incidencia en la idea de que la vida en pareja no es la adecuada, fomentando la aparición de nuevos conflictos de pareja, así como la disminución de la formación de nuevas parejas. En los Estados Unidos de los años 70, el 70% de los hogares, estaba ocupado por un matrimonio, en la actualidad, la cifra disminuyó al 50%.

Las relaciones informales, están sustituyendo a la pareja tradicional, con variantes que no incluyen la convivencia.

La sociedad determina el tipo de pareja aceptable. Los avances hacia la igualdad de sexos, la integración de la mujer al proceso productivo, la ideología hedonista de la sociedad de consumo, el deficitario apoyo social al desarrollo familiar, que impone dificultades para el cuidado de los hijos y otras cargas, llevan a un descenso en la voluntad de conformar una pareja (tener hijos, comprar casa, entre otros).

Áreas de incidencia en los conflictos de pareja:

• El poder: es la toma de decisiones y la concreción de las tareas. Como las finanzas, el cuidado de los hijos, las relaciones sociales, etc. Que suelen recaer en un mismo miembro de la pareja.

• La intimidad: la intimidad implica una separación de las familias de origen, para formar un nuevo núcleo. Lo cual trae aparejados conflictos con las familias de origen.

• Los sentimientos: incluyen la pasión, el afecto, la sexualidad. De los impetuosos sentimientos iniciales, se pasa a emociones más equilibradas, como el amor, el cariño, la intimidad, pero esto no implica la pérdida del atractivo.

• Comunicación: cuando la comunicación no es adecuada, al producirse los conflictos inevitables de la convivencia, se producen patrones, que tienden a repetirse, provocando una perpetuación de los problemas, lo que conlleva a la separación.

Desencadenantes de los conflictos de pareja:

En circunstancias normales, las parejas pueden convivir superando los conflictos cotidianos, amoldándose a las situaciones. Pero la problemática surge cuando se producen cambios importantes de circunstancias, cuando aparecen situaciones estresantes, o problemáticas.

Algunos de estos factores que desencadenan los conflictos de pareja son:

Cambios laborales, tanto positivos como negativos.
Jubilación.
Enfermedades.
Dificultades económicas.
Paternidad, tanto el nacimiento de un hijo, como la partida de los hijos del hogar.

Calificación:
Recomendamos Leer

El panorama económica de la actualidad ha traído como consecuencia la...

0 Comentarios
  • No hay comentarios hasta el momento. Se el primero en comentar!

Dejar comentario
Suscribirse