Crisis familiar

Crisis familiar, el retorno al hogar

El panorama económica de la actualidad ha traído como consecuencia la crisis familiar, debido a que muchos de los hombres, que cumplían la función de ser el principal sustento económico de la familia, han quedado sin trabajo.

La inestable situación económica que vive el mundo actual, se ve reflejada en la familia, donde grupos estables y consumados, deben optar por el retorno a la casa de alguna de las familias paternas ante la crisis familiar provocada por el desempleo.

Esta es apenas parte de la problemática de la convivencia familiar de nuestros días, donde los hijos adultos deben retornar a vivir con sus padres tras el abandono forzoso de sus puestos de trabajo.

También está el caso de ejecutivos de importantes firmas, que deben asumir el rol de amos de casa, para compensar la disminución de ingresos. Sumado a esto, se da la situación de los hijos que tras la separación de los padres, deben aprender a convivir con ellos en un nuevo escenario.

El panorama económico global ha provocado un cambio en el relacionamiento familiar e interpersonal, donde los vínculos familiares deben reescribirse en otros términos.

Búsqueda de casa frente a la crisis familiar:

Se torna cada vez más común el caso de hijos adultos que deben volver a cada de uno de los padres, llevando a su propia familia consigo.

Crisis familiar, el retorno al hogar

Estas parejas, deben afrontar no sólo la pérdida del trabajo, la posición social adquirida, la independencia, sino que también regresan a la etapa anterior, en donde deben depender de los ingresos paternos y someterse a las reglas de éstos.

Esta nueva situación provoca una crisis familiar, donde los hijos ven a sus padres perder autoridad frente a sus abuelos, a la vez que ven recortadas sus propias libertades frente a las nuevas normas.

A su vez, los abuelos ven afectada la tranquilidad de sus vidas, pierden intimidad y deben ceder en muchas de sus costumbres en aras de la convivencia. Se produce entonces una lucha constante por los espacios de poder y un reacomodamiento de los roles y tareas familiares.

Resulta conveniente entonces, buscar alternativas laborales y tomar esta etapa como una situación de transición hacia otra, y no quedarse estancado como si fuera una situación definitiva.

Otras consecuencias de la crisis familiar:

Otras familias, en cambio, si bien logran mantener la casa (pues el salario de la mujer lo permite), deben reacomodar la economía familiar y despedir al personal doméstico, con lo que el marido, que anteriormente trabajaba como gerente o director de alguna empresa importante, debe ahora dedicarse a los cuidados del hogar.

Esta crisis familiar puede tener dos tipos de consecuencias, que el marido resienta su nuevo rol y pierda autoestima, con lo que la relación familiar se ve afectada y puede darse un quiebre total, o una separación parcial, en la cual deben mantenerse viviendo bajo el mismo techo, porque la economía no permite que el hombre se mude.

En estos casos, suele ocurrir que a la larga, los miembros de la pareja se adaptan a la nueva situación y terminan por tener otra pareja, lo que propicia que en algún momento, lleven a su pareja a la casa y esto trae graves consecuencias para los hijos.

Otra de las reacciones que se dan en esta situación, es que el hombre encuentra un nuevo significado en su vida, disminuyendo el estrés y reforzando los lazos familiares, sobre todo con los hijos, a quienes tiene oportunidad de conocer mejor.

Se denomina patrimonio familiar a un ente jurídico destinado a salvaguardar los bienes familiares. Puede ser constituido por el padre, la madre, un concubino, por padres solteros, por abuelos, etc. Lo integran, la casa de la familia, el mobiliario, la empresa familiar (si existiera).
Calificación:
Recomendamos Leer

A los embarazos en mujeres mayores de 35 años se le ha denominado “madres...

Se denomina patrimonio familiar a un ente jurídico...
Se denomina patrimonio familiar a un ente jurídico...
0 Comentarios
  • No hay comentarios hasta el momento. Se el primero en comentar!

Dejar comentario
Suscribirse