Madres añosas

Madres añosas

A los embarazos en mujeres mayores de 35 años se le ha denominado “madres añosas”, y es un fenómeno cada día más común en todo el mundo. Esto asociado al aumento en las expectativas de vida, los adelantos en la medicina, la mejora de la calidad de vida, y sobre todo a la fertilización in vitro.

El fenómeno de las madres añosas, como se denomina a las madres mayores de 35 años, es cada vez más frecuente, sobre todo en la Unión Europea.

Hace apenas veinte años, si una mujer quedaba embarazada a los 30 años, se la consideraba dentro de una franja de riesgo debido a su avanzada edad. En la actualidad, la edad para considerar añosa a una futura madre, es a partir de los 35 años, pero la cifra promete aumentar.

Esta edad se ha establecido en función de que es en ese momento que comienza el incremento de los riesgos de aparición del síndrome de Down, y otras alteraciones genéticas, por tanto desde ese momento, es obligatoria la práctica de exámenes que permitan detectar posibles complicaciones.

Se ha comprobado que si la salud de la madre es buena, y la atención médica que recibe es adecuada, disminuyen los riesgos de aparición de estas complicaciones.

Las madres-abuelas:

Hay algunos casos famosos de madres mayores de 60, el primero fue en 1994. Rosanna Della Corte, una italiana de 62 años, dio a luz un hijo perfectamente sano luego de someterse a una fecundación in Vitro, tras haber sufrido un aborto y seis intentos fallidos. Rosanna deseaba ser madre nuevamente, pues había perdido en un accidente a su hijo de 17 años.

En 1997, una filipina de 63 años, tras haber falsificado su documentación, logró ser fecundada en un centro de reproducción asistida de Los Ángeles, y dio a luz a Cynthia. Araceli Keh, fingió tener 53 años para lograr su fertilización.

Estos casos dieron origen al término madres-abuelas, y abrieron un debate científico que continúa. La pregunta clave es ¿Debe establecerse un límite para la maternidad? ¿Cuándo?

En países como Portugal, Alemania y Austria, está prohibida la donación de óvulos. En otros, como Francia, se limita su implantación, a mujeres que no superen los 40 años. En España, la Comisión Nacional de Reproducción Asistida recomienda un tope de 50 años, pero la decisión final queda en manos de los médicos tratantes.

Riesgos de las madres añosas:

Los embarazos tardíos (mujeres mayores de 35 años) presentan riesgos, es a partir de esta edad, que las posibilidades de aparición del síndrome de Down se multiplican por 10. en mujeres mayores de 45, el riesgo de aborto espontáneo ronda el 74%.

Un reciente estudio del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa, afirma que los hijos de madres añosas tienen tres veces más posibilidades de padecer Alzheimer en la vejez

Madres añosas

Los detractores de la fecundación asistida a mujeres mayores se preguntan si una mujer tiene derecho a condenar a un nonato a ser educado por una anciana.

No existen estudios que evalúen las secuelas emocionales que puede producir en un niño el tener una madre sexagenaria o septuagenaria. Tan sólo existen algunos registros periodísticos aislados, de niños en esta situación que han solicitado ayuda.

La competencia entre madres e hijas es un problema frecuente en las relaciones parentales. En la actualidad se complica el panorama por las difusas fronteras reinantes entre adolescencia y adultez, ya que ambos grupos concurren a los mismos sitios, hablan la misma jerga, se visten de igual modo. La competencia aparece cuando las madres entran en la menopausia y las hijas están en plena eferescencia hormonal.
Calificación:
Recomendamos Leer

El panorama económica de la actualidad ha traído como consecuencia la...

La competencia entre madres e hijas es un problema...
Ingresa a nuestra Web y asesórate sobre la situación de...
Uno de los momentos más ansiados del año, es la llegada...
0 Comentarios
  • No hay comentarios hasta el momento. Se el primero en comentar!

Dejar comentario
Suscribirse