Conexión de un interruptor

Conexión de un interruptor

Antes de cualquier trabajo eléctrico, se debe desconectar la corriente del sector en que se va a trabajar, o de lo contrario, debe desconectarse la general, para evitar cortocircuitos que podrían resultar fatales. Se emplean alicates de corte y de puntas para la tarea, así como un destornillador de tamaño adecuado a los tornillos empleados.

Interruptor unipolar (o simple): Conexion de un interruptor

Precauciones:

Previo a cualquier trabajo eléctrico, se debe inhabilitar el pasaje de corriente al sector con el cual se va a trabajar. En caso de no estar seguros del origen de la corriente, conviene desconectar toda la corriente, para evitar accidentes.

Materiales:
1 portalámparas (o receptáculo de bombilla)
1 interruptor simple
1 lámpara (bombilla)

Herramientas:
Destornillador
Alicate de puntas
Alicate de corte

Conexión:

Tomar el par de cables que sale de la red eléctrica y llega hasta la caja del interruptor, pasando por la caja donde se instalará la bombilla, cortar uno de ellos de modo que sobren unos 15cm para hacer la conexión al portalámparas (esto depende del tipo de artefacto lumínico que se vaya a instalar, puede requerir de extensiones para estos cables).

No olvide que en una conexión unipolar, sólo uno de los cables a conectar proviene de la fuente, será este que se ha cortado, de modo que se establezca un circuito completo. El trozo sobrante, se conecta al otro borne del portalámparas (como en la figura 1).

Los extremos que salen a la caja del interruptor se conectarán a los bornes del interruptor, de modo cable que se mantuvo entero se conecte en la entrada del interruptor y el otro a la salida (como en la figura 1). De este modo al cerrarse el interruptor se completa el circuito, y pasará la corriente que enciende la bombilla.

Cómo conectar:

Debe retirarse la cubierta de goma de todos los extremos de cables a conectar, aproximadamente a unos 3cm de la punta. Si el cable es un hilo grueso de cobre simple, se forma con el alicate de puntas un aro que se ajusta en torno cada tornillo correspondiente, y se atornillará de modo que quede bien firme en su sitio, para evitar cortocircuitos.

En caso de que sean varios cabos finos de cobre, deben atornillarse bien antes de formar el aro, de modo que no queden cabos sueltos, pues podrían tocar otra pieza y provocar cortocircuitos.

Cuando todas las partes están conectadas, entonces puede asegurarse el receptáculo y el interruptor a las cajas respectivas.
A continuación puede restablecerse la corriente.

Calificación:
Recomendamos Leer

Uno de los problemas más frecuentes en las viviendas lo constituyen las...

0 Comentarios
  • No hay comentarios hasta el momento. Se el primero en comentar!

Dejar comentario
Suscribirse